Domingo, 15 de diciembre de 2002 ARCHIVO   CARTAS AL DIRECTOR   VÍNCULOS

El segundo Congreso Libertad de expresión y Empresa, suspendido otra vez por una trifulca

26 delegados hospitalizados y 158 detenidos al intentar redactar el documento final

Como ocurriera en la primera edición, celebrada en la Islas Caimán, dificultades insalvables y el alcohol, han puesto en peligro la continuidad de esta conferencia sobre el periodismo y la empresa informativa, que este año ha tenido lugar en la isla Indonesia de Bali.

J.M.F. PIRRACAS | Bali


Dos policías vigilan el hotel indonesio donde se celebró el Congreso de Libertad de Expresión y Empresa.
«Empresa informativa y libertad de expresión» son los elementos habituales de un congreso que reúne cada año a los principales comunicadores del panorama mediático español. Una vez más, este certamen se ha saldado con incidentes violentos de diversa consideración y la incapacidad de los asistentes para consensuar un documento final de conclusiones.

Los delegados de Prisa y de Recoletos querían incluir en su propuesta el cobro de las dietas por adelantado y en dólares, los billetes de avión en Business Class y la pensión completa en los hoteles. Asimismo, insistían en su antigua reivindicación de hacer comidas preparatorias para la redacción de ponencias en restaurantes de cinco tenedores.

Pero la más votada, pese a no tener mayoría, fue la propuesta del grupo Correo, que aseguraba que «el gasto de taxis al llegar a Madrid es insostenible» y proponía como transportistas oficiales a los becarios con sus propios vehículos privados. «Ahorraría y sería imprescindible, sobre todo para contener el gasto y por ende para la pervivencia del congreso», explicó el representante del grupo vasco.

Abucheo y detenciones
El momento de mayor tensión se produjo durante la exposición de la propuesta de Telefónica, que incidió en la necesidad que tiene este grupo de cobrar la factura de teléfono del congreso pasado, para poder seguir con su representación en el mismo. «¿Quién paga la factura?», preguntó el representante de la operadora, «Si nadie se hace cargo, arrancamos los teléfonos y nos vamos».

Fue en ese momento cuando todos los delegados que llenaban el auditorio, muchos de ellos ebrios, comenzaron a gritar y a proferir insultos mientras escenificaban su disconformidad con airados gestos.

Cuando la policia irrumpió en el salón de plenos «el destrozo era descomunal», en palabras del jefe Adnan Suhartoputri. «Butacas arrancadas, cientos de botellas estampadas contra las paredes, multiples contusionados.. la situación nos obligó a detener a los alborotadores», afirmó el policía.

Los detenidos han pedido en una carta de protesta dirigida a través de la embajada española que se restablezca la libertad de expresión en Indonesia y se convoquen elecciones democráticas.

Los delegados hospitalizados han sido dados de alta tras prestar declaración ante el juez. El encuentro, que se celebró en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Kuta, en el centro turístico de la isla, ha tenido que cerrar sus puertas tras los incidentes.

® EL DIPLOMÁTICO es una publicación satírica, iberoamericana y mensual que permite la reproducción de sus artículos siempre y cuando no se usen con fines comerciales y se cite adecuadamente la fuente, el vínculo de procedencia y el siguiente aviso legal:
AVISO LEGAL: Todo lo publicado en estas páginas es falso. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.