Domingo, 15 de diciembre de 2002 ARCHIVO   CARTAS AL DIRECTOR   VÍNCULOS

Un concejal del PSOE y otro del PP, detenidos por robar en IKEA

Fueron sorprendidos por los vigilantes ocultando mobiliario entre sus ropas

Dos ediles del ayuntamiento de Alcobendas, uno perteneciente al equipo de Gobierno (PSOE) y otro a la oposicion (PP), fueron detenidos en la mañana del viernes a la salida del establecimiento de muebles de la multinacional sueca, acusados de robo y resistencia a la autoridad.

MIGUEL DE UNAMUNO | Alcobendas


Establecimiento de la multinacional sueca donde se produjeron los incidentes.
El concejal del PSOE portaba una mesa de cuatro piezas y seis esterillas de raton debajo de su gabardina. El concejal del PP, una lampara tipo flexo metida en el pantalón y diez tacos de notas adhesivas en los bolsillos de su cazadora.

Segun Mariano Ramírez, el concejal del PSOE detenido, «todo empezó en la seccion de dormitorios para niños», en donde «el miembro de la oposicion torticera» se acercó a él «con aire petulante» y afirmó que era amigo de Ana Botella, «y que el otro dia fueron a un restaurante muy caro y les invitaron a la cena y el licor», un extremo que no ha sido desmentido por Jaime Canedillas, el concejal del PP detenido.

«Yo le dije que vaya, que eso no era nada», explica el concejal del PSOE, «que ya veria como yo aqui no tengo que pagar nada porque yo soy parte del Gobierno municipal y él sólo es un miembro de la derecha más reaccionaria a este lado del Manzanares».

Segun la version del concejal del PP, su compañero se comportó como «un rojo prepotente», que queria jactarse de que «al ser miembro del gobierno comunista de Alcobendas no tenia por que pagar sus compras»; a lo que el popular replicó: «Siendo amigo de la señora de Aznar, ya veremos quién es el que no tiene que pagar».

Nerviosismo
Asi, segun la version de la cajera que les atendió, se le acercó un señor, visiblemente inquieto, que se reclinó sobre la caja y «enseñó su carnet del Real Madrid mientras sonreía mirando a otro individuo» situado un poco más atrás en la fila. «Me dio las buenas tardes y siguió su camino», comenta la empleada.

Segun esta misma version, el concejal del PSOE no salió del establecimiento, sino que se alejó un poco y se detuvo después, volviendose «con una sonrisilla» que le pareció sospechosa y que parecía apuntar a que esperaba al otro señor. «El segundo individuo», prosigue la cajera, «llegó a la caja, se reclinó sobre ella, y en voz muy baja me comentó que la bolsa de valores estaba en franca caída y que no se qué de un coche nuevo que se quería comprar; mismamente como el anterior».

Después, y siempre según este testimonio, ambos concejales se sonrieron mutuamente «con cierto aire de socarronería» antes de comenzar una agitada carrera hacia la salida del establecimiento. Los ediles fueron detenidos por el vigilante de seguridad de la empresa. «Fue un instinto innato», comenta este empleado, «Al verles sudando mientras andaban deprisa hacia la puerta me dije: 'Manolo, estos no son de buen pelaje'». Ambos se resistieron al arresto, alegando que habian traído la mesa, la lampara y todo lo demás de casa, y que sólo lo tenian escondido porque creían que iba a llover.

® EL DIPLOMÁTICO es una publicación satírica, iberoamericana y mensual que permite la reproducción de sus artículos siempre y cuando no se usen con fines comerciales y se cite adecuadamente la fuente, el vínculo de procedencia y el siguiente aviso legal:
AVISO LEGAL: Todo lo publicado en estas páginas es falso. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.