Miércoles, 9 de octubre de 2002 ARCHIVO   CARTAS AL DIRECTOR   VÍNCULOS

Una manada de babuinos asalta Naciones Unidas

Los primates tomaron la sede de la ONU hasta conseguir un puesto permanente en el Consejo de Seguridad

Alrededor de ciento treinta babuinos macho, encabezados por dos mandriles abisinios, consiguieron introducirse ayer en la sede de la ONU en Nueva York, según informó el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Anan, en una rueda de prensa posterior al suceso. Los primates reclamaron ante el organismo internacional su derecho irrenunciable a ocupar uno de los puestos del Consejo de Seguridad.

NEILA GUIMARÂES | Nueva York


El líder del nuevo miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.
Los babuinos o papiones, del género Papio cynocephalus, saltaron la valla del complejo neoyorquino y se introdujeron en la sede sin ser vistos por los agentes de la policía de Nueva York, la CIA y la ASN que vigilaban la zona. Una vez dentro, permanecieron por espacio de dos horas en el despacho de Anan, que declinó hacer declaraciones sobre el encuentro.

Tras la reunión con el secretario general, los primates consiguieron hacerse con un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y votaron a favor de atacar inmediatamente a Irak, si insiste en no producir armas de destrucción masiva. La propuesta fue secundada por los representantes de EEUU y Gran Bretaña.

La oposición a la propuesta del nuevo miembro del Consejo de Seguridad vino del resto de países que componen este grupo: Francia, Alemania y China. El representante francés se negó, en un encendido discurso, a apoyar cualquier iniciativa bélica que «alimente el salvajismo entre los pueblos del mundo» y pueda poner en peligro la estabilidad internacional. «Sobre todo», añadió el diplomático galo, «si no tiene en cuenta a nuestra industria armamentística».

Callosidades
Se cree que la manada escapó del Departamento de Experimentación con Animales (DEA) situado bajo el despacho oval de la Casa Blanca. Los babuinos se caracterizan por poseer piernas gruesas y tener en las nalgas unas zonas desprovistas de pelo, frecuentemente coloreadas, que se denominan callosidades isquiáticas.

Varios expertos en zoología y asuntos exteriores aseguraron ayer a este periódico que las callosidades en las nalgas suponen «la esencia misma de la diplomacia en nuestros días» y podrían ayudar a la manada de primates a sobrellevar sin excesivos problemas los embates de la política internacional.

Al cierre de esta edición, las delegaciones mantienen un debate a puerta cerrada para estudiar la situación y obtener una nueva resolución del Consejo. Según ha podido saber EL DIPLOMÁTICO, el portavoz francés se encuentra en paradero desconocido bajo los ciento treinta animales tras haber intentado entonar la Marsellesa.


VÍNCULOS RELACIONADOS

Naciones Unidas

® EL DIPLOMÁTICO es una publicación satírica, iberoamericana y mensual que permite la reproducción de sus artículos siempre y cuando no se usen con fines comerciales y se cite adecuadamente la fuente, el vínculo de procedencia y el siguiente aviso legal:
AVISO LEGAL: Todo lo publicado en estas páginas es falso. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.