Miércoles, 9 de octubre de 2002 ARCHIVO   CARTAS AL DIRECTOR   VÍNCULOS

Tony Blair estudia convertirse en nuevo embajador de EEUU en Londres

El 'premier' británico anunciará su decisión en una populosa fiesta a la que asistirán Ronald Reagan, Margaret Thatcher y la familia Bush

Tony Blair ha anunciado a sus allegados su intención de compatibilizar su cargo de primer ministro británico con el de embajador de Estados Unidos en Londres. Según fuentes cercanas al 10 de Downing Street, el premier británico está muy ilusionado con la posibilidad de representar «por fin, a cara descubierta» los intereses estadounidenses en Europa.


ROSALÍA DE CASTRO | Londres


Tony Blair (izquierda), preparando sus credenciales de embajador en Londres.
Para adaptarse a las responsabilidades de su nuevo puesto, Blair se ha comprado ya unas botas y un sombrero texano, come todos los días en McDonald’s y ha comenzado a hablar con un chicle en la boca para poder disimular su duro acento británico en cócteles y recepciones.

Esta decisión se produce después de varios meses en los que Blair ha trabajado mucho representando oficiosamente los intereses de Bush por todo el mundo. El premier británico ha acudido a Washington cada vez que el presidente estadounidense ha necesitado aparentar que precisaba el apoyo de la comunidad internacional para tomar alguna decisión.

Además, ha invertido mucho tiempo y dinero, salido de los impuestos de sus conciudadanos, en el diseño de complejos informes destinados a demostrar que el malvado dictador internacional Sadam Hussein tiene «muchos misiles, un montón de armas químicas y biológicas, cantidad de uranio y un enorme ejército de soldados sanguinarios».

El presidente Bush, por su parte, valora muy positivamente el apoyo de su aliado europeo. «Su fidelidad es completa, su amistad es encomiable, y además no tiene pulgas», ha dicho George Bush, añadiendo rápidamente que se refería a su perro Bud.

Fiesta diplomática
Blair tiene previsto anunciar su decisión en una populosa fiesta a la que acudirán decenas de amigos y familiares. Entre los asistentes estarán otras famosas parejas de los lados del Atlántico, como Ronald Reagan y Margaret Thatcher, y compañeros ideológicos de Tony Blair como Anthony Giddens, autor de la teoría de Tercera vía y quien ayudó a Blair a convertirse en lo que es: «un hombre pragmático y desprovisto de moral», según sus propias palabras.

La primera labor de Blair será la de no recibir a Kofi Annan, secretario general de las Naciones Unidas, la próxima vez que visite Londres, y negar repetidamente haber recibido a Gerhard Schroeder, canciller alemán y crítico -ahora- con las posiciones estadounidenses.

Tanto el mandatario estadounidense, como su padre, también George Bush, se mostraron encantados de contar entre sus diplomáticos «con un hijo de la Gran Bretaña» como Blair. «Lleva mucho tiempo trabajando para nosotros, y ya va siendo hora de que le paguemos por ello>, resumió Bush.

® EL DIPLOMÁTICO es una publicación satírica, iberoamericana y mensual que permite la reproducción de sus artículos siempre y cuando no se usen con fines comerciales y se cite adecuadamente la fuente, el vínculo de procedencia y el siguiente aviso legal:
AVISO LEGAL: Todo lo publicado en estas páginas es falso. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.